Tratamientos estética

Qué son y para qué sirven las carillas dentales

¿QUÉ SON LAS CARILLAS DENTALES?

Las carillas dentales, también conocidas como carillas estéticas o facetas dentales, son unas pequeñas láminas que se colocan en la parte externa de los dientes (es decir, la parte visible de éstos). Éstas se pegan mediante un cemento de resina activado por luz, que hace que las carillas se fijen y se sostengan firmemente en la pieza dental a reparar.

Las carillas sirven para mejorar la imagen del paciente mejorando su sonrisa, por lo que su uso es completamente estético, y pueden colocarse tanto en los dientes superiores como inferiores. Lógicamente este tratamiento es aconsejable para personas que quieran mejorar su imagen, dejando a la vista una boca más atractiva y cuidada.

Los pacientes que deciden realizarse este tratamiento suelen presentar defectos en la forma color o posición de los dientes: discoloraciones por necrosis, tetraciclinas, roturas por golpes, desviaciones antiestéticas…, y también por el simple hecho de querer lucir una sonrisa más bonita que la suya natural. Los resultados de las carillas dentales son muy satisfactorios para todos los pacientes y además son perfectamente visibles el mismo día del tratamiento.

Hay que destacar el hecho de que este tratamiento está destinado a corregir problemas estéticos, por lo que es inviable el uso de las carillas para problemas de salud bucodental que requieran ser tratados. Las carillas enmascaran el diente, lo ‘disfrazan’ para que luzca mejor, pero no soluciona sus problemas (como la caries, necrosis pulpares o problemas periodontales, por ejemplo). Lo ideal, si se quiere mejorar la sonrisa y se presentan problemas de salud bucodental en los dientes, es que primero se traten estos inconvenientes y después se proceda a colocar las carillas dentales. Así se evitan todo tipo de riesgos.

¿PARA QUÉ SIRVEN LAS CARILLAS DENTALES?

Las carillas, al ser unas pequeñas láminas que cubren el diente, tienen la función de sustituir visualmente a las piezas dentales naturales en dónde se coloquen. Es decir, en tu sonrisa se percibirán el color y la forma de estas carillas, no de los dientes naturales, por lo que la estética dental mejora considerablemente tanto en color como en forma y posición.

Se colocan solamente en los dientes anteriores (incisivos y premolares que sean visibles en sonrisa amplia), ya que en los posteriores (molares) normalmente quedan ocultos por los tejidos blandos.

En cuanto a las soluciones que conceden las carillas dentales, estarían las siguientes:

  1. Blanquear los dientes. Es uno de los tratamientos más efectivos si se quiere lucir una sonrisa limpia y reluciente, ya que el color lo aporta el material de las láminas y no hay que trabajar sobre el diente natural, sino que éste se cubre con las carillas.
  1. Cubrir fracturas dentales. Las carillas dentales pueden solucionar un problema de este tipo al posicionarse en la parte visible del diente. Por tanto, corregiría estéticamente una fractura dental.
  1. Agrandar los dientes. Algunos pacientes presentan una dentadura con los dientes muy pequeños, por lo que predomina prominentemente las encías, algo que estéticamente no queda bien. Para solucionar este problema estético se pueden emplear unas carillas de mayor tamaño que los dientes naturales.
  1. Cubrir espacios entre dientes. Con este tratamiento también se pueden cubrir los espacios interdentales, normalmente en los dientes anteriores (problema también conocido como diastema). Colocando correctamente las carillas, se pueden cubrir estos huecos.
  1. Corrección de forma. Las facetas dentales también solucionan problemas de forma. Si se tienen salientes poco comunes en las piezas dentales, hay algún diente desalineado o demasiado corto, se pueden emplear las carillas para corregir estos fallos estéticos.
×
Si te es más cómodo contacta con nosotros desde WhatsApp!